Otro libro

      Siguiente libro que voy a leer en noviembre: un premio Planeta. Y ya puedo imaginar la cara de algunos de mis conocidos y compañeros de trabajo. ¿Un Planeta? Eso está dado de mano y suele ser malo malísimo. 
      Afirmaciones como esa las oímos a lo largo del día en distintos contextos y con distintos objetos de debate. Y es que somos así: nos creemos en la necesidad de enmendar la plana a los demás continuamente, diciéndoles lo que está bien y lo que está mal en cualquier materia.
      De un tiempo a esta parte, la comida sana es un tema recurrente entre amigos, conocidos, familiares y demás ámbitos. Hay quien suma calorías, resta grasas, multiplica carbohidratos y divide proteínas. Determinadas reuniones se convierten en torturas chinas para el que come paladeando salsas, disfrutando patatas fritas y rebozados, saboreando azúcares refinados. 
     Tomar un vino o cerveza con según quién, se convierte en un ejercicio de buena educación (esa educación que les damos a los niños: no interrumpas a los mayores, aunque no tengan ni puñetera idea de lo que están hablando…). Porque el alcohol mata, porque hay que cambiar hábitos, porque soy pro- vida saludable. En fin, que sale una de esas citas diciendo: yo sí que voy a cambiar hábitos. A partir de ahora tú en tu casa y yo en la mía.
       Y lo mismo nos pasa con los libros. Según quién sea nuestro interlocutor, oiremos perlas del tipo: en el colegio les mandan sólo literatura juvenil de esta que no tiene ninguna calidad (en nuestros tiempos leíamos clásicos – y nos enterábamos de mucho, sí); sólo leen best- sellers, basura editorial, no leen buenos libros; ese autor no tiene ni idea de escribir; eso no es leer; ese libro no vale para nada; los premios están dados, siempre a los mismos…
        Tan harta de lecciones…tan harta…  
        Yo leo porque disfruto. Por eso leo novelas que a veces me hacen llorar, otras pensar, o reír, o simplemente pasar el rato; leo cuentos a mis hijos para inculcarles el amor a la lectura, para que se llenen de palabras y de sueños antes de dormir; leo revistas informativas por curiosidad ,y del corazón para pasar el rato, para ver trapos, para cotillear a las familias del papel couché; leo artículos de opinión en periódicos virtuales y en papel; leo poesía si me llega al tuétano; leo  ensayo si me aporta algo; leo literatura juvenil para recomendar, para recordar cómo era eso de ser adolescente y qué me podía gustar, para que se enganchen a la lectura… Leo porque me sale de la peineta, que diría cualquier folclórica de pro.

      Y anoche empecé a leer lo nuevo de Dolores Redondo (http://www.instagram.dolores_redondo.com): Todo esto te daré. Y puedo decir que las primeras 60 páginas son ágiles, contienen un misterio, hay buenas descripciones y personajes que parecen interesantes. Llovía fuera, estaba arropada en mi cama y la lectura me estaba resultando amena. ¿Le puedo pedir más a un libro? En ese momento, no. Suena a que sólo me aporta eso ( como si fuera poco), pero no quiero que se quede en una banalidad.
        Leí hace tiempo la trilogía del Baztán y oí críticas y también elogios. A mí me gustó. Me lo pasé bien, como me lo pasaba de cría cuando cogía un libro y no podía parar de leerlo. Me aportaron esos tres libros ratos de ocio, de curiosidad por Elizondo y por esa mitología antigua, llena de brujas, oscuridad, huesos de niños… Por supuesto, puedo encontrarles pegas. Pero cuando acabo un libro, valoro el global; y me gustó.
        Porque también soy consciente de la necesidad de comer sano, de no pasarme con las calorías, ni las grasas, de tomar vitaminas…pero eso no hace que de vez en cuando disfrute con comida grasienta o comida basura. Que sepa que es mejor tomarse unas tostadas sanas no me lleva a rechazar siempre la bollería industrial, porque también me da alegrías. 
         Así que allá voy, con la Redondo. Y ya veremos si le doy el Planeta o un hueco en mi estantería.

Comentarios

  1. bravo, yo la trilogía del Baztán también la leí, me gustó lo justo porque me pareció que al final derrapaba por previsible. A mi la que no Me gusta mucho es la autora por cosas que he oído de ella de gente que me merece toda la credibilidad y por experiencia propia, pero este Planeta probablemente caiga en Navidad, para mi o para regalar. Yo cuando acabo un libro, también valoro el conjunto ahora bien, si no me gusta, no lo recomiendo, pero como me guste...se disparán las ventas (ya me encargo yo)

    ResponderEliminar
  2. De momento es entretenido y ameno. Ideal para este tiempo de otoño- invierno, Bea. Ya veremos cómo sigue.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Leer

La dote y el ajuar

Me acuerdo....