Un premio Nadal

     Lo reconozco: soy un poco reacia a los premios. Quizás se deba a prejuicios tontos o puede que haya razones para reaccionar con recelo ante ellos, pero claramente, veo que hay un premio de por medio y me entra cosilla.
   Cierto que no todos los premios son iguales. Algunos me huelen a chamusquina y otros en cambio me corroboran que el jurado, al menos, gusta del mismo tipo de libros que yo. Pero como sé que puede ser un recelo injustificado, suelo darles una oportunidad y ver si tenía razón o no.
   Ya hace un par de años, Cabaret Biarritz de José C Valés me demostró que el Nadal es un premio con entidad. Disfruté tanto ese libro que pasé meses recomendándolo y aún a día de hoy, y existiendo en edición de bolsillo (lo que da pistas sobre la longevidad de un libro) si la ocasión se presenta hablo de él con cariño. Así pues, el Nadal en principio, me atrae.
    Sumémosle quién lo gana este 2017. Care Santos . Conozco la obra de Care Santos primero por su literatura juvenil. En la biblioteca del IES en el que estaba había varios ejemplares de sus novelas para chicos y leí alguna para poder recomendar. ( Y gustan, advierto)
    Pero es con Habitaciones cerradas con la novela con la que me encandila. Me gusta la forma de narrar de esta mujer. Las descripciones con pinceladas grandes, a veces, y otras, minuciosas, de pincel pequeño, me hacen ver en un momento al personaje. Me lo creo. Y la documentación que existe en todos sus libros me atrae, me resulta amena, no me aburre como me pasa con otros autores, sino que me anima a investigar incluso algo más. Así, tras Habitaciones cerradas vinieron las otras. Ella publica para adultos y yo compro y leo. ( El aire que respiras, Deseo de chocolate, Diamante azul)
     ¿Cómo no iba a leer Media vida, entonces? 
     Cinco días lo he hecho durar. Sí, así como se lee. Lo he hecho durar. Me he obligado a parar porque no me iba a aguantar ni un asalto y me dolía en el alma despedirme tan pronto de Julia, Olga, Marta, Nina y Lola.
    Cinco amigas en un colegio de monjas de los años 50. Cinco niñas que empiezan a entrar en la adolescencia, llenas de vida, de miedos, de sueños. Se reúnen para disfrutar de su última noche juntas en el colegio y entonces, algo pasa. Tendrán que pasar treinta años para que vuelvan a reunirse. Ha pasado media vida y tendrán que ponerse al día de todo lo que han vivido. Tendrán que contarse el presente y el pasado, aunque duela, para así afrontar el futuro.
    Care Santos ha mezclado en Media vida todos los ingredientes que me chiflan para una novela: mujeres fuertes, intriga, deseo, odio, crítica, amistad, amores y desamores, ... Si hasta ha tirado de Elena Fortún y mi adorada Carmen Martín Gaite para documentarse!
    En fin, que me ha gustado y lo he disfrutado. Que las noches han sido más cortas esta semana gracias y a causa de ella, que el café ha estado más rico acompañado de sus letras y que incluso le he robado tiempo a la hora de la  comida para avanzar un poquito en la lectura. Decidido:  se queda en mi estantería. 

Comentarios

  1. Anoto este y los otros que nombras. ¡Se me acumula el trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que, sin haber leído nunca nada de ella, siempre he sentido cierto recelo hacia Care Santos. No sé si es porque la identifico con la literatura juvenil, o porque la meto en el mismo saco que a autoras como Alicia Giménez Bartlett (quien, por cierto, ganó el Nadal en 2011 con "Donde nadie te encuentre", sitio impreciso donde debería haber estado metido yo mismo el día que compré el susodicho mojón).

    Y aprovecho para destacar algo que me viene llamando la atención de este blog, que supongo "nutrido" por una mujer: ¿no lee su autora novelas que no estén protagonizadas por mujeres, por más que estas sean aguerridas, interesantes, arrojadas o dipsomaniacas?

    Para finalizar, una recomendación: "Rayos", de Miqui Otero, publicado por Blackie Books. Para mí, una excelente novela, muy bien escrita y poco convencional (aunque no protagonizada por Julia, Olga, Marta, Nina o Lola, que tal parecen las azafatas del "1,2,3..."). He dicho.

    ResponderEliminar
  3. Uy, uy, uy.Esto se pone interesante. Por partes.
    Recuerdo vagamente haber leído Donde nadie te encuentre. Mala señal. Si apenas lo recuerdo, debe ser que no me maravilló. ASí que no puedo incluir a Care Santos en el mismo lote que a Alicia Giménez Bartlett.
    Care Santos es una buena autora de literatura juvenil y a las ventas y lecturas me remito. "Mentira" está en el top ten de préstamos de la biblioteca del IES en lo que va de curso.
    Y en cuanto a lo que más me gusta de tu comentario...novelas de mujeres... Voy a aprovechar y mencionar una frase que en el libro que ocupa este post aparece:"Les hemos consentido demasiada mediocridad, a estos hombres nuestros. Nos hemos conformado con nada".
    Cierto que esta frase aparece en un diálogo en el que se está hablando de relaciones de pareja,pero podría ser utilizada para otros contextos.
    LLevo leyendo "media vida" a hombres.Se nos han recomendado y si había mediocres entre ellos, nos la comimos con patatas. Como en botica, hubo de todo. Como hay y habrá.
    En los libros de texto las estadísticas son escandalosas, en cuanto a hombres mencionados frente a mujeres. Gloso temas a veces señalando mujeres que existieron para no seguir pecando de lo mismo una y otra vez.
    Y haberlas, haylas.Han estado en un segundo plano por distintas circunstancias pero existieron.
    Así que ahora que el número de autoras y protagonistas femeninas es notorio, tengo que reconocer que se me va la vista hacia sus libros. Entono el mea culpa.
    Sí hay libros en mi haber protagonizados por hombres. Y si son personajes bien construidos, aguerridos, interesantes arrojados o dipsomaníacos, me sirven.El año pasado uno de los libros que más me gustó fue "El bar de las grandes esperanzas", protagonizado y escrito por hombres.(Merece mucho la pena). También me gustaron un montón las novelas de Nick Hornby, tanto "Alta fidelidad" como "Juliet, desnuda" (en el montón de pendientes está "Funny Girl") y de nuevo sus protagonistas son hombres.
    Así que, sí: la literatura escrita por mujeres y con ellas como protagonistas me atrae. Pero también la escrita y protagonizada por hombres. Eso sí, sin mediocridades. He dicho yo también.
    PD. No he leído Rayos, pero como me fío de tu criterio, me lo apunto.

    ResponderEliminar
  4. Yo tb me apunto el de Rayos, porque como buena lectora no discrimino entre autores masculinos ni femeninos, leo todo lo que me parece bueno, es bueno o me lo recomiendan como bueno. La verdad es que ya era hora que las mujeres escritoras empezaran a ocupar su sitio dentro de la literatura. A mi lo que más me admira es un hombre convirtiendo en mágico un protagonista femenino y viceversa.

    ResponderEliminar
  5. Con mi comentario de ayer no pretendía yo provocar una discusión sobre ese tema tan en boga actualmente que es la "lucha de sexos" o, más bien, la "lucha de la mujer por lograr su completa equiparación al hombre", sino tan sólo hablar de literatura. La verdad es que ignoro si históricamente ha existido algún tipo de complot para apartar a las mujeres escitoras de los podios del éxito, pero si pienso en Carmen Laforet, Dolores Medio, Carmen Martín Gaite o, por qué no mencionarla, Agatha Christie (valga como ejemplo de best-seller y como extranjera), tengo que reconocer que me rechinan bastante esos comentarios acerca de autores mediocres que se interponen en el que debería ser fulgurante camino de las mujeres escritoras hacia el Parnaso de las letras.

    Lo que me llama la atención de las lecturas reseñadas en el blog -por lo menos, hasta el momento presente- es que se habla mucho de novelas escritas por mujeres, que hablan de mujeres y que parecen destinadas a ser leídas exclusivamente por mujeres. Si alguien se acerca a la obra de autoras como, por ejemplo, Muriel Spark o Iris Murdoch -a quienes yo considero verdaderos "pesos pesados" (¿o se dice ahora "pesas pesadas"?)- entenderá de qué hablo: de literatura en estado puro, que habla de personas y de lo que les sucede a las personas, sin más.

    ResponderEliminar
  6. 😂😂😂A los pies de su dialéctica, señor Concheso. Me cuesta rebatir sus argumentos porque he de reconocer que estoy de acuerdo en muchas cosas.
    No creo que haya literatura escrita por mujeres para mujeres como tampoco creo que la haya escrita por hombres y dirigida a hombres, porque la he entendido y disfrutado mucho tiempo y si de a algo no dudo ( y dudo de muchas cosas) es de lo que soy😉
    No hay autor ni bueno ni mediocre que pueda rivalizar con cualquiera de las mencionadas. Es una cuestión de publicidad, más que de talento.
    En cuanto al blog: nueve libros reseñados de momento ( más mencionados): cinco escritos por mujeres y cuatro por hombres. Dirigidos, creo, a ambos. Protagonizados por mujeres cinco ( no necesariamente se corresponden género de autor y protagonista.
    Todas en común: hablan de relaciones y personas.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La dote y el ajuar

Leer

Me acuerdo....