Libros que vuelan

   Hay libros que hacen pensar. Hay libros que lees despacio, porque contienen párrafos llenos de palabras densas e ideas profundas. Hay libros que se alargan por días y semanas y no llega el final.
    Y también  hay libros que se leen ágiles porque contienen historias amenas, que recuerdan  aquellas que leías antes, cuando los libros eran compañeros de noches.  
   La mujer de la libreta roja de Antonio Laurein es uno de estos. Casi 160 páginas que vuelan. Una historia sin grandes pretensiones pero que engancha y acompañada de un café, remata una tarde de sofá o una noche joven.
    Me quedo con algunas frases:
   "Era exactamente lo que sugería Tabucci en su título : uno pasa al lado de algo importante.Al lado de un amor, al lado de una profesión , al lado de una mudanza a otra ciudad o a otro país . O a otra vida.  Al lado " y, al mismo tiempo , " tan cerca" que, a veces , en instantesu de melancolía rayanos en la hipnosis , uno es capaz, a pesar de todo , de captar parcelas de ese posible . Como una frecuencia de radio que emite desde muy lejos. El mensaje es confuso, pero prestando atención se perciben fragmentos de la banda sonora de esa vida que no ha tenido lugar . Uno se oye pronunciar frases que nunca ha dicho, oye sus pasos resonar adonde jamás ha ido, distingue el oleaje de una playa cuya arena no ha pisado en su vida. Oye la risa y las palabras de amor de una mujer con la que no ha llegado a relacionarse . Le ronda la idea de una historia con ella . (...)"
   París , un bolso lleno de objetos importantes para una mujer, un librero, una mujer sola, dos gatos... Todo junto = un buen libro para una tarde de estas cercana Navidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer

La dote y el ajuar

Me acuerdo....